El expresidente del Barça, Sandro Rosell, que ha iniciado la campaña de promoción mediática de su libro sobre la experiencia a la prisión, Un fuerte abrazo, empezó este jueves la ronda de entrevistas con el periodista Jordi Basté en RAC1, donde ha destacado que el primer medio que publicó una información veraz y correctamente enfocada sobre su caso fue El TRIANGLE.

Sandro Rosell, que pasó casi dos años en prisión preventiva por un presunto delito fiscal del cual fue finalmente absuelto, ha destacado que apenas cinco medios habían ofrecido lo que él ha calificado de "ayuda" en unos momentos tan difíciles para él, pero sobre todo también por la verdad, puesto que ha explicado que la apariencia de la acusación, la potente ola mediática que siguió al registro de su domicilio, declaración ante la jueza y envío a prisión le convirtió a los ojos de la mayoría de la prensa y de los ciudadanos en un criminal.

Por este motivo Rosell haya querido nombrar y agradecer a los pocos medios o periodistas como Esteban Urreiztieta (El Mundo), Jordi Martí (SER), Jordi Basté (RAC1) y Santi Nolla (Mundo Deportivo) haber trabajado la información, haberla contrastado y haber discutido el acto acusatori con los hechos y las pruebas reales que, finalmente, han demostrado que era completamente inocente. También se apuntó, con toda probabilidad, cómo ha ratificado Rosell en sus declaraciones, haber sido víctima de una conspiración de poderes públicos y privados.

Rosell ha insistido además que EL TRIANGLE fue el primer medio que publicó la verdad de su caso, apuntando que su encarcelamiento tenía mucho que ver con los grandes enemigos, poderosos, granjeados por sus decisiones y gestión como presidente del FC Barcelona. Rosell ha escrito este libro, un diario de su estancia en prisión, a beneficio de la Fundación del Padre Paulino, sacerdote de Soto de Real que también creyó desde el primer momento en su inocencia, además de oficiar la misa de los domingos en la capilla de la prisión con la bufanda del Barça y declarando abiertamente su fe barcelonista.

El expresidente azulgrana también ha presentado una querella contra la jueza Carmen Lamela en que lo acusa de prevaricar en la instrucción de su caso, pendiente de su admisión al Tribunal Supremo, el máximo organismo judicial a qué fue ascendida después enviar a la prisión a Rosell como magistrada de la Audiencia Nacional.