El Tribunal Supremo analizará si la directora de la cárcel de Lledoners, Paula Montero, infringió las normas cuando permitió que el exconsejero Josep Rull, encarcelado preventivamente y en espera de juicio, saliera unas horas este cinco de enero para visitar a su hijo, que estaba hospitalizado. El menor había perdido el conocimiento después de sufrir una caída durante una visita a la prisión.

El reglamento penitenciario permite a la dirección de la cárcel otorgar un permiso extraordinario en casos urgentes, destaca el departamento de Justicia de la Generalitat, que defiende la actuación de la directora de la cárcel de Lledoners.

Crónica Global y El Confidencial publican que la excarcelación de Rull fue autorizada por Montero pese a la negativa de un juez de guardia de Manresa. Según estas informaciones, la excarcelación se comunicó al Tribunal Supremo cuando ya se había producido y sin la aportación de un informe médico que permitiera determinar la gravedad del caso.

El reglamento penitenciario también señala que "cuando se trate de internos preventivos será necesaria, en todo caso, la autorización expresa de la autoridad judicial".