El Síndic de Greuges, Rafael Ribó, ha comparecido voluntariamente ante el jeuz instructor del caso del 3%, José de la Mata, y ha declarado que no sabía, cuando se desplazó para presenciar en directo las finales de la Liga de Campeones ganadas por el FC Barcelona en 2009 y 2015, quién le pagó esos viajes.

Ribó ha manifestado que supo que el empresario Jordi Soler los había pagado cuando trascendieron las actuaciones de la Audiencia Nacional sobre este caso. También ha dicho que ignoraba a qué se dedicaba Soler. En cambio, ha explicado que invitó a comer a Soler después de la final de 2009, aunque, según publica El País, había asegurado en el Parlamento de Cataluña que ni siquiera conocía a este empresario.

El Síndic de Greuges (el defensor del pueblo catalán), en cuanto al viaje de 2015, ha explicado que él pagó su entrada y las de su esposa y su hija. Y, en cuanto al desplazamiento en avión a Berlín, que el exdiputado convergente Ramon Camp le dijo que había espacios libres y que no hacía falta que pagara la furgoneta para desplazarse por la capital alemana, a pesar de que Ribó ha dicho que se ofreció a hacerlo.

La Fiscalía atribuye a Ribó, Síndic desde 2004, la presunta comisión de un delito de cohecho pasivo impropio por haber aceptado aquellas invitaciones, y también destaca que, además de aceptarlas, también pidió que Soler facilitara el viaje a su hija.