La Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha condenado al Departamento de Interior de la Generalitat por el incumplimiento del deber de proteger a los agentes de los Mossos d'Esquadra de los riesgos laborales derivados de la pandemia de la Covid-19.

Este tribunal ha estimado parcialmente la denuncia del sindicato USTEC, que acusaba al departamento, que en el momento de los hechos denunciados encabezaba el consejero Miquel Buch, de no facilitar material necesario a los mossos, de esconder bajas laborales y de reincorporar agentes que no disponían de un resultado negativo en una prueba PCR.

El TSJC obliga Interior a aplicar en los Mossos la normativa de riesgos laborales y condena al mismo departamento a evaluar estos riesgos y a planificar la prevención en todos los lugares donde trabajen efectivos del cuerpo, incluida la estimación de los riesgos biológicos y bacteriológicos.