Ni el expresidente Carles Puigdemont, ni el exvicepresidente Oriol Junqueras, ni el ex consejero Joaquim Forn se han pronunciado todavía este viernes por la mañana sobre la declaración de quien era responsable de información de los Mossos d'Esquadra durante el 1-O, Manuel Castellví, que los ha señalado a los tres durante su declaración en el Tribunal Supremo, este jueves.

El primer testigo de los Mossos en este juicio, como ya hizo durante la fase de instrucción, ha descargado la responsabilidad en el gobierno de Carles Puigdemont con unas respuestas que, a la vez, eran favorables al mayor y máximo responsable policial del cuerpo en aquel entonces, Josep Lluís Trapero.

En concreto, Castellví ha explicado que alertaron a Puigdemont, Junqueras y Forn de una posible escalada de violencia si se mantenía la votación, pero que prefirieron seguir adelante argumentando que tenían que cumplir un mandato democrático. Este comisario ha declarado, en ese sentido, que alertaron a Puigdemont de que "no se avenía a la realidad" y que "se estaba mandando un mensaje de tranquilidad y normalidad" a la población como si el 1-O "fuera una jornada electoral".

El presidente de la sala, Manuel Marchena, ha suspendido los interrogatorios hasta el próximo lunes, cuando será el turno de las defensas. Ello puede explicar porque durante las horas posteriores ni Puigdemont, ni Junqueras, ni Forn, que suelen comentar aspectos del juicio, como las comparecencias de Enric Millo y Diego Pérez de los Cobos, se han pronunciado sobre las palabras de Castellví.

Forn, por ejemplo, aprovechó las declaraciones de Millo y Pérez de los Cobos para "destacar y reconocer la profesionalidad y el rigor del cuerpo de Mossos d'Esquadra y sus mandos", y darles las gracias.

El ariete Rahola
Quien sí que se ha pronunciado ha sido uno de los arietes mediáticos favorables al gobierno de Puigdemont, la opinadora de TV3 Pilar Rahola, quien ha acusado a Castellví de haber realizado una intervención "tristísima", de ir a "hacer todo el daño que ha podido" y de querer "quedar bien con el tribunal", y ha sugerido que puede haber mentido por miedo. Rahola reprocha a Castellví que ha hecho ver que Puigdemont y Junqueras daban por hecho que habría violencia, lo que la opinadora no cree que fuera el caso porque "los conocemos" y "sabemos lo que piensan".