Los ex consejeros Lluís Puig y Toni Comín han quedado en libertad sin medidas cautelares después de comparecer por voluntad propia ante la justicia belga, puesto que el juez Pablo Llarena había reactivado la euroorden contra ellos. El juez belga los ha dejado en libertad sin medidas cautelares.

Los dos pueden marchar de Bélgica, pero antes lo tienen que comunicar al juez, y están obligados a comparecer cuando se lo pida la justicia. Son las mismas medidas que se decretaron en el caso de Carles Puigdemont.

Comín ha dicho ante los micrófonos que la decisión judicial da a entender la diferencia entre la justicia española y la belga: "Es la tercera vez que un juez belga nos deja en libertad. Esto denota el contraste entre la manera de entender los derechos de un sistema como el belga y la manera como entiende los derechos un sistema como el español".

Los abogados han argumentado que Comín tiene inmunidad como eurodiputado, pero el juez de instrucción lo ha rechazado, después de haberlo consultado con el Parlamento Europeo, igual que ya hizo con Puigdemont. La euroorden sigue su curso y la justicia tendrá que fijar ahora una vista para analizar los casos de Puig y Comin.

Los ex consejeros Comín y Puig han explicado que utilizarán las declaraciones de Pedro Sánchez en campaña, sobre la Fiscalía y su dependencia del gobierno, en su estrategia de defensa para evitar que los extraditen a España.