La Junta Electoral de Barcelona ha ordenado este jueves a la alcaldesa, Ada Colau, que retire el lazo amarillo de la fachada principal del ayuntamiento, después de una denuncia presentada por el líder municipal del PP, Alberto Fernández Díaz.

Ordena que se retire "con la mayor brevedad posible y, en todo caso, antes de 12 horas desde la notificación".

De este modo, el tribunal electoral considera que los lazos amarillos en edificios públicos vulneran "de manera flagrante" la neutralidad del Ayuntamiento porque exteriorizan la ideología de determinados partidos y personas que concurren a las elecciones. La decisión, pero, se puede recurrir a la junta de rango superior.

La orden llega después de que esta madrugada un grupo haya intentado descolgar el lazo amarillo que hay en el balcó del consistorio. Se han vivido momentos de tensión con la Guardia Urbana, que ha conseguido recuperar el lazo antes de que se lo llevaran.

Cuando los interpelan los agentes de la Guardia Urbana, los autores replican que el lazo no puede estar allí porque "lo ha ordenado un juez", en referencia a la orden de la Junta Electoral Central. Cinco personas han sido identificadas por la Urbana y por los Mossos d'Esquadra. Por la mañana el gobierno municipal ha decidido volverlo a colgar.