Un informe remitido por la Guardia Civil a la Audiencia Nacional señala que el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont trató de implantar el esquema del 3% -concursos amañados a cambio de comisiones- en el Ayuntamiento de Girona, cuando era el alcalde de la ciudad, publica El Mundo.

Según explica esta información citando el contenido del informe, el actual líder de JxCat tenía entonces la pretensión de adoptar este modelo, en el que era clave la empresa Oproler, así como el papel del exdirector general de la empresa pública de Barcelona Bimsa Ángel Sánchez Rubio, como introductor de Oproler en Girona a partir de varias reuniones con Puigdemont, y el exteniente de alcalde convergente en Barcelona Antoni Vives.

El informe, añade El Mundo, es el resultado del análisis de dispositivos informáticos intervenidos a empresarios y altos cargos convergentes investigados, en los que se han encontrado, de manera destacada, citas de Puigdemont con Vives y Sánchez Rubio, organizadas, supuestamente, para que el entonces alcalde de Girona asumiera el modelo de licitaciones investigado en el caso del 3%.

El nombre de Puigdemont se había relacionado anteriormente con el caso. La Guardia Civil ubicó al expresidente catalán en el Camp Nou en 2012, invitado por Oproler. "Espero que nos ayude a entrar en el Ayuntamiento de Girona", expresó al respecto en una comunicación intervenida el delegado de Oproler en Cataluña, Josep Manel Bassols, según publicaron El Mundo y La Vanguardia en 2017.

Bassols había sido el jefe de la campaña electoral que llevó Puigdemont a la alcaldía de Girona. Además, maniobras de Bassols para influir, en beneficio de Oproler y de su esposa, en altos cargos convergentes, como el también expresidente Artur Mas, el exconsejero Germà Gordó y Carles Puigdemont, se incluyeron en el sumario del 3% hace más de dos años.