La fiscalía de la Audiencia Nacional ha rebajado de 11 a 6 años la petición de prisión para el expresidente del Barça, Sandro Rosell, en la fase de conclusiones definitivas y pocos días antes de que el juicio quede visto para sentencia.

Aun así, el fiscal José Javier Polo mantiene los cargos por blanqueo de capital y pertenencia a grupo criminal y los 59 millones de euros de multa para Rosell.

También reduce la petición de prisión para el socio de Rosell, el abogado andorrano Joan Besolí, de 10 a 6 años y de la mujer del expresidente Azulgrana, Marta Pineda, de 7 años a un 1 año y 11 meses y la petición de penas para los otros tres acusados.

Después de casi dos años de prisión preventiva, el tribunal decidió excarcelar Rosell y Besolí en medio del juicio, después de que su defensa lo pidiera al inicio del juicio.