Las dificultades para encontrar documentación sobre el dinero público que destinó la Generalitat de Cataluña al lobby norteamericano Independent Diplomat han empujado a la Fiscalía a pedir una comisión rogatoria para que los Estados Unidos faciliten información sobre el origen de los fondos, publica El Mundo.

Se trata de una investigación que afecta al expresidente de la Generalitat Artur Mas y al exconsejero Francesc Homs, además de varios ex-altos cargos, iniciada hace un mes a partir de una denuncia presentada por Ciudadanos. El partido naranja señalaba, basándose en informaciones periodísticas, que el gobierno de Mas destinó 1,5 millones de euros a este lobby, pero la Generalitat negó que le pagaran nada durante el periodo 2015-2017.

En concreto, Cs señala como sospechoso que el gobierno catalán respondiera que los informes pedidos incluían información que las partes contractuales habían calificado de confidencial. El partido de Albert Rivera e Inés Arrimadas obtuvo información del Departamento de Justicia de los EE.UU. sobre la actividad del lobby, y aportó a la Fiscalía datos sobre un contrato con la Generalitat de 2013 por 7.800 dólares mensuales para "lograr los objetivos acordados entre ambas entidades", y otro entre el lobby y el Diplocat de 46.700 euros correspondiente al envío de informes periódicos.