La fiscalía no descarta cambiar la acusación contra Josep Lluís Trapero, el máximo responsable policial de los Mossos d'Esquadra durante el referéndum del 1 de octubre, y pasar de rebelión a sedición en el juicio a la cúpula del cuerpo.

Una modificación que el ministerio público haría después de que el Tribunal Supremo haya descartado la rebelión en la sentencia del 'procés'.

La fiscal general del Estado, María José Segarra, ha asegurado que no hará ninguna modificación anticipada y, que en todo caso, se podría hacer cuando las calificaciones fiscales sean definitivas.

En respuesta a las preguntas de la prensa, ha reconocido que "la fiscalía conoce el marco que supone la sentencia y la trascendencia de las reflexiones y decisiones que se han tomado" para el juicio de los mandos de la policía catalana y también para otros.

La Audiencia Nacional juzgará a partir del 20 de enero Trapero, y también el director de la policía catalana, Pere Soler, y el secretario general de Interior, Cèsar Puig, y la intendente Teresa Laplana, responsable del operativo policial del 20 de septiembre en el Departamento de Economía.