La Fiscalía investiga un presunto sobrecoste de una compra de armas por parte de la Generalidad de Cataluña para los Mossos que fue anunciada, después de la autorización del Gobierno, en el Boletín Oficial del Estado del pasado 21 de enero, según publica el ABC.

Se trata de un lote de fusiles de asalto, fusiles de precisión y pistolas que en su número de unidades fue descrita «como lógica» para que el Gobierno procediera a la autorización. Su destino debe ser reforzar las capacidades del cuerpo policial autonómico en nombre de la seguridad y la lucha antiyihadista en el territorio catalán.

Sin embargo, los precios llamaron la atención. Una denuncia anónima a la Oficina Antifraude de la Generalitat hizo saltar las alarmas. Finalmente, esta denuncia superó los filtros de veracidad y se pasó al ministerio fiscal que investiga los hechos desde febrero.

La compra constaba de siete lotes con fusiles de asalto, fusiles de precisión y pistolas, pero las sospechas fraudulentas recaen sobre tres lotes. El número dos: 10 fusiles de asalto; el lote cuatro: dos fusiles de precisión; y el lote seis: 56 pistolas 9x19mm. Todas las armas, sumadas a sus complementos, fueron compradas a un precio muy superior de lo que se cobra usualmente en el mercado libre.