La Fiscalía de Barcelona no sólo está investigando al Canal Olímpico de Cataluña por un presunto desvío de fondos públicos al PDECat, como se ha sabido los últimos días, sino también por la supuesta concesión de subvenciones irregulares por parte del gobierno de la Generalitat, publica El Periódico.

Según esta información, la denuncia que ha originado las indagaciones señala el otorgamiento de subvenciones públicas sin "revestimiento legal" y sin haberse motivado con una "necesidad objetiva".

Fuentes jurídicas citadas por El Periódico indican que el fiscal Fernando Maldonado ha abierto diligencias y la Policía Nacional está investigando, entre otras, ayudas públicas concedidas en 2014 y 2015 por parte del Consejo General del Deporte al Canal Olímpico, que no superaban los 50.000 euros y entraban directamente a la caja y se hacían constar en la contabilidad.

La denuncia añade que altos cargos de la Generalitat vinculados con el deporte comunicaban el destino de los fondos y el importe de las subvenciones, y que las facturas no se correspondían con los conceptos que en ellas se referían.

Asimismo, El Periódico destaca que la denuncia expone que el gobierno de la Generalitat que presidía Carles Puigdemont quiso ocultar urnas del 1-O en el Canal Olímpico y llegó a plantear la posibilidad de que las instalaciones, ubicadas Castelldefels pero alejadas del casco urbano, sirvieran de punto de votación.