La Fiscalía de Barcelona ha iniciado una investigación para esclarecer si el gobierno de Artur Mas pagó fondos públicos al lobby norteamericano Independent Diplomat para que les facilitara apoyos para el proceso independentista. La investigación tiene en su punto de mira no sólo a Mas, sino también al exconsejero de la Presidencia Francesc Homs y a altos cargos del gobierno y del Diplocat durante la última legislatura de Mas como presidente, añade El Mundo.

La Fiscalía emprende diligencias a raíz de una denuncia presentada por Ciudadanos, que atribuye al gobierno de Mas la posible comisión de un delito de malversación de fondos públicos por un gasto en la en la contratación de este lobby que cifran en 1,5 millones de euros.

Cuando el partido que encabeza en Cataluña Inés Arrimadas pidió información, relata El Mundo, el departamento de Acción Exterior negó que Independent Diplomat hubiera sido contratado durante el periodo 2015-2017 y después, al solicitar toda la documentación, recibió una negativa gubernamental justificada por la existencia de "información que las partes contractuales, Generalitat y Independent Diplomat, habían calificado como confidencial".

Cs, indica el mismo diario, obtuvo información del Departamento de Justicia de los EE.UU. sobre la actividad del lobby, y ha aportado a la Fiscalía datos sobre un contrato con la Generalitat de 2013 por 7.800 dólares mensuales para "conseguir los objetivos acordados entre ambas entidades", y otro entre el lobby y el Diplocat de 46.700 euros correspondiente al envío de informes periódicos.

En la misma denuncia, el partido naranja indica que el lobby se ha referido a "actividades de diplomacia por cuenta de la delegación del govern de Cataluña en Estados Unidos, incluida ante la ONU", y señala la existencia de una llamada y una reunión celebrada antes de la consulta del 9-N entre el congresista republicano Dana Rohrabacher y el consejero Raül Romeva.