Algunos de los empresarios imputados en el caso del 3% han iniciado conversaciones con la Fiscalía para admitir los hechos a cambio de obtener una rebaja de la pena, publica El País indicando que las conversaciones se encuentran en una fase de profundización y que avanzan pausadamente.

Según esta información, eso sí, tanto la Fiscalía como los abogados de los empresarios acusados de haber pagado comisiones a cambio de obtener adjudicaciones de obra pública consideran que una sentencia de conformidad es la mejor opción, sobre todo los constructores.

Los empresarios investigados en el caso de presunta corrupción que afecta a Convergència no sólo quieren evitar grandes condenas y la cárcel, si es posible, sino también ahorrarse el impacto sobre su reputación que causaría la exposición pública en el banquillo de los acusados.

El acuerdo, indica El País, reforzaría la acusación de corrupción que rodea a Convergència y, particularmente, al exgerent de la formación y exconsejero de Justicia Germà Gordó, considerado por los investigadores del caso el enlace entre los empresarios y los cargos convergentes.

La misma información afirma que todo apunta que se alcanzará un acuerdo antes de la apertura del juicio oral, como sucedió con el caso Palau.