La Fiscalía quiere añadir la acusación de pertenencia a organización criminal contra los altos cargos de la Generalitat de Cataluña y la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA) que fueron procesados este mes de abril por el Juzgado de Instrucción número 13 de Barcelona en la causa centrada en los preparativos del 1-O.

La jueza Alejandra Gil, titular del Juzgado 13, exculpó a 15 personas y procesó 30 por al menos uno de estos delitos: malversación de fondos públicos, desobediencia, falsedad documental, revelación de secretos y prevaricación. Ahora, el Ministerio Público le ha remitido un escrito para solicitarle que también los procese por organización criminal.

Entre los 30 procesados están el dircom del gobierno de la Generalitat, Jaume Clotet, la vicepresidenta y presidenta interina de la CCMA, Núria Llorach, el director de TV3, Vicent Sanchis, el director de Catalunya Ràdio, Saül Gordillo, y el responsable de marketing de la CCMA, Martí Patxot, así como los altos cargos de la Generalitat Amadeu Altafaj, Antoni Molons, Joaquim Nin, Josep Ginesta, David Palanques, David Franco, Francesc Sutrias, Aleix Villatoro, Albert Royo, Natalia Garriga, Josué Sellent, Xavier Puig, Rosa Vidal, Meritxell Massó, Frederic Udina y Montserrart Vidal.

La Fiscalía considera que pueden haber actuado "de forma concertada y permanente en el tiempo y con la finalidad de conseguir por vías delictivas la secesión de la comunidad autónoma de Cataluña del reino de España mediante su aportación individual y jerarquizada". Asimismo, solicita que se acuse de desobediencia a varios altos cargos que fueron procesados por malversación.