La defensa del mayor Trapero y la intendenta Laplana dice que el 1 de Octubre fue un fracaso político del cual se intenta hacer responsable a la policía. La abogada Olga Tubau ha expuesto este martes el informe final, en la penúltima sesión del juicio que se hace en la Audiencia Nacional, y ha desmontado uno por uno los argumentos que este lunes usó la Fiscalía para convencer el tribunal que Trapero y Laplana han cometido un delito de sedición.

Tubau ha sido contundente: el 1 de octubre de 2017 salieron a votar "dos millones de personas" y "no había efectivos policiales suficientes de ninguno de los tres cuerpos que participaban -Guardia Civil, Policía Nacional y Mossos d'Esquadra- "para detener el referéndum como había ordenado el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJCat) dado que había sido prohibido por el Tribunal Constitucional.

"El referéndum ilegal se celebró y ninguno de los tres cuerpos llamados a impedirlo, ni juntos ni por separado, pudieron cumplir el mandato. Fue un fracaso policial ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña o quizás fue principalmente un fracaso político del que se hace responsable a los cuerpos policiales", ha destacado Tubau en su informe de conclusiones en el juicio en el cual Trapero está acusado de sedición.

Tubau ha aprovechado para destacar que tanto Guardia Civil como Policía Nacional han realizado los atestados de esta causa, cuando "tienen un interés directo en estos hechos porque si se condena al mayor Trapero" y si en la sentencia que dicte la Audiencia Nacional se ldice que el 1-O fue un "fracaso de los Mossos d'Esquadra", estos otros dos cuerpos "verán su imagen restablerta".

Tubau también asegura que el delito de sedición no cuela en ninguna parte, puesto que ni siquiera se lo cree la Fiscalía. La abogada dice que el ministerio fiscal ha cambiado las acusaciones, añadiendo desobediencia, para mirar de evitar así una sentencia absolutòria.