El juicio por rebelión contra el mayor y antiguo máximo responsable policial de los Mossos d'Esquadra Josep Lluís Trapero se celebrará en la Audiencia Nacional, cuya sala de apelación ha confirmado que es competente en la causa que también afecta al exsecretario general de Interior Cèsar Puig, el exdirector de los Mossos Pere Soler y la intendente del mismo cuerpo policial Teresa Laplana.

Esta sala ha desestimado el recurso planteado por Puig y Soler, que consideraban que tenía que ser un juzgado catalán, y no la Audiencia Nacional, el que juzgara este asunto sobre la gestión de los responsables de los Mossos en relación a los hechos de septiembre de 2017 y el 1-O, argumentando que los delitos de rebelión y de sedición no fueron incluidos por el legislador entre las materias que tiene que juzgar la Audiencia Nacional.

A diferencia de lo que hizo Jaume Alonso-Cuevillas, defensor de Puig, la abogada de Trapero, Olga Tubau, no discutió la competencia de la Audiencia Nacional, afirmada en un auto de la sección segunda del pasado 22 de febrero.