Joaquim Forn, ex consejero de Interior, ha negado en el alegato final del juicio del 1-O que diera órdenes a los Mossos en la línea de incumplir las resoluciones judiciales y, de este modo, favorecer la celebración del referéndum, que ha reducido a una "manifestación en favor de las libertades, la democracia y el derecho a decidir".

"Puedo haber cometido errores, pero nunca he comprometido la seguridad de los ciudadanos. Sigo creyendo en la libre determinación de Cataluña, el diálogo y el respecto a la pluralidad. Me alejo de la coacción", ha dicho el también alcaldable por Barcelona.

"Después de diecinueve meses de prisión, estoy convencido que sólo desde el diálogo habrá solución", ha apuntado el dirigente independentista.