El alcalde de Badalona, Xavier García Albiol, declara este martes ante el Juzgado de Instrucción número 4 de la ciudad como investigado por los presuntos delitos de prevaricación y malversación por haber autorizado la instalación de dos grandes antenas de telefonía móvil a la zona del Turó d'en Caritg de esta ciudad, donde hay las dependencias de la Guardia Urbana.

Los hechos tienen el origen en 2012 en el anterior mandato de García Albiol como alcalde de Badalona, cuando el fiscal encargado de la Protección de la Fauna y Flora, Miguel Ángel Pérez de Gregorio, formalizó una denuncia en los juzgados de Badalona –a la cual tuvo acceso EL TRIANGLE- donde pedía que se investigara el procedimiento que se siguió para la instalación de las dos antenas en la zona del Turó d'en Caritg.

Los hechos se produjeron en la época que Xavier Garcia Albiol era alcalde de Badalona y, además, había asumido las competencias de Urbanismo del consistorio. Estas dos grandes antenas –la de Vodafone, hacía más de 20 metros de altura- se instalaron sin que conste en el Ayuntamiento ningún expediente administrativo, ni ninguna autorización formal, ni ninguna licencia de obras, como era pertinente. Tampoco se tramitó la necesaria licencia ambiental, atendidas las radiaciones electromagnéticas que emiten las antenas de telefonía móvil.

El fiscal de Protección de la Fauna y Flora quiere aclarar estos hechos, donde aprecia, de entrada, presuntos delitos de prevaricación urbanística, malversación de caudales públicos y encubrimiento. En este sentido, pidió a los juzgados de Badalona que requirieran al Ayuntamiento toda la documentación que había sobre las polémicas antenas y que se reconstruyera, a paso, la actuación de los cargos políticos y funcionarios que intervinieron para permitir su instalación ilegal.