El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha archivado la querella presentada por la Fiscalía contra el consejero de Interior, Miquel Buch, por desobediencia y prevaricación.

El tribunal concluye sobre esta causa, centrada en la cesión de tres locales para la votación del 1-O, que Buch, como alcalde de Premià de Mar, no emitió disposiciones ni dio órdenes para habilitar espacios municipales para albergar el 1-O después de la suspensión de la votación comunicada por el Tribunal Constitucional.

La resolución, conocida este viernes, no detecta indicios de criminalidad en la actuación de Buch, que negó haber cedido locales en su declaración en sede judicial hace diez días. La causa también ha sido archivada respecto a Neus Lloveras, que en el momento de los hechos denunciados por la querella era alcaldesa de Vilanova i la Geltrú y presidenta de la Asociación de Municipios por la Independencia (AMI).