El Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Cataluña tumba el impuesto catalán de las bebidas azucaradas. El alto tribunal ha admitido a trámite el recurso de varias asociaciones de distribución, comercio y alimentación.

Entiende que la administración no consultó ni informó públicamente del nuevo impuesto, que entró en vigor el mayo del 2017, y que buscaba desincentivar el consumo de bebidas azucaradas, siguiendo las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud.

En concreto, la sección segunda de la sala de lo contencioso administrativo del TSJ considera que la administración catalana ha prescindido de los trámites esenciales de consulta, audiencia e información públicas a la hora de aprobar este decreto. La sentencia también obliga la administración a pagar los costes del proceso judicial.

El Departamento de Economía estudia si recorre la sentencia del TSJ que anula el impuesto. La tasa encarece las bebidas azucaradas, como máximo, 25 céntimos los 2 litros. Y graba, por ejemplo, los zumos de frutas, té, café, bebidas energéticas, batidos, y aguas con sabores, entre otros.

Entre enero y marzo del 2019 el impuesto sobre las bebidas azucaradas envasadas recaudó 8,4 millones de euros. Durante todo el 2018, recaudó 41,9 millones de euros.