El Tribunal Constitucional (TC) ha anulado este miércoles dos puntos de la declaración hecha por el Parlamento de Cataluña en octubre de 2018 contra el rey Felip VI por su papel durante los días álgidos del proceso independentista.

En concreto, el Constitucional ha anulado dos puntos, el C el D, de la declaración de la cámara catalana. El punto C hace referencia al hecho de que el Parlamento"rechaza y condena el posicionamiento del rey Felip VI, su intervención en el conflicto catalán y su justificación de la violencia ejercida por los cuerpos policiales el 1 de octubre de 2017".

El punto D, también anulado por el tribunal, es el que dice que el Parlamento de Cataluña "reafirma su compromiso con los valores republicanos y apuesta por la abolición de una institución caduca y antidemocrática como la monarquía".

Para el TC estos dos puntos aprobados por la cámara catalana son inconstitucionales, argumentando que el Parlamento catalán no tiene competencias sobre la forma del Estado. Además, el tribunal afirma que el documento no sólo tenía finalidades políticas, sino que podía tener efectos jurídicos porque coincidían con los planes elaborados por los partidos independentistas.

Se da la circunstancia que el gobierno central consultó al Consejo de Estado si tenía que presentar un recurso contra la declaración del Parlamento catalán, a lo que este órgano consultivo del Estado consideró que no. Aún así, el Ejecutivo de Pedro Sánchez decidió llevar el tema igualmente al TC que hoy ha sentenciado contra la declaración de la cámara catalana.