Versiones contradictorias de dos testigos en el juicio del proceso sobre si la Generalitat contrató impresiones de carteles del referéndum a través de Òmnium Cultural.

Después de la sesión relámpago de la mañana, la vista se ha retomado este martes por la tarde con la declaración de Enric Vidal, diseñador web y gráfico y coordinador de Acción Política de Esquerra Republicana en Badalona, al cual encargaron la readaptación e impresión de propaganda del referéndum.

En el inicio del interrogatorio, el protagonismo ha sido para el "tal Toni" que ya apareció en la sesión de ayer lunes por la tarde, como la persona que contactó con Unipost para el envío de los sobres donde había las notificaciones de las meses del 1-O.

Este martes ha aparecido nuevamente porque es quien contactó con Vidal para pedirle que adaptara a diferentes formatos y llevara a tres imprentas el cartel de propaganda del referéndum donde aparecían las vías del tren con una bifurcación.

A lo largo del interrogatorio, Vidal ha admitido que había deducido, a través de las informaciones de los medios de comunicación, que este Toni podría ser Antoni Molons, exsecretari de Difusión de la Generalitat, a pesar de que no lo ha podido confirmar. Molons también está citado como testigo en el juicio del proceso.

También ha manifestado que no tuvo ninguna sensación que hubiera prisa para imprimir los carteles y que no cobró por el trabajo.

El testigo que ha venido detrás, el comercial de Artyplan Enric Marí, ha contradicho Vidal en varios puntos. Ha explicado que el 7 de septiembre Aitor Sampere, del Departamento de Comunicación de Òmnium Cultural, le llamó para pedirle un presupuesto urgente por unos carteles del referéndum.

Al día siguiente recibió la llamada de Enric Vidal, que, según ha declarado Marí, le dijo que el pedido se facturaría a la Generalitat, a pesar de que no especificó a qué departamento.