El Tribunal Supremo ha rechazado por unanimidad este jueves suspender la inhabilitación como diputado del presidente catalán, Quim Torra, dictada por la Junta Electoral Central (JEC). La Sala de lo Contencioso-Administrativo ha adoptado esta decisión contra el criterio de la Fiscalía y cautelarmente, hasta que el Supremo dicte una sentencia firme sobre la inhabilitación.

Los letrados del Parlamento de Cataluña emitieron un informe en el que señalaban que la JEC no era competente para retirar el escaño a Torra, una capacidad que atribuían a una sentencia firme, y que el presidente podía conservar su cargo aunque no fuese diputado. La Mesa de la cámara catalana aceptó mantener a Torra como diputado.

El Supremo ha negado que la decisión de la JEC pueda causar un daño irreversible, como argumentaba la Fiscalía, y que "se hayan podido ver afectadas las libertades ideológicas, de expresión y reunión" de Torra.

A partir de ahora, la JEC tiene que comunicar al Parlamento catalán la nueva situación de Torra, sobre el que pende una posible causa de inhabilitación sobrevenida como presidente que ha suscitado un debate jurídico.

La Cadena SER, citando fuentes jurídicas, indica que una eventual negativa de la cámara catalana a hacer correr la lista para sustituir a Torra como diputado puede dar lugar a acciones penales por desobediencia.