Londres ha pedido disculpas a Madrid por haber calificado, a priori, como "desproporcionada" la euroorden que dictó el juez del Tribunal Supremo, Pablo Llarena, contra Clara Ponsatí, exconsejera de Eduación del ejecutivo de Carles Puigdemont. A través de la Unidad de la Oficina Sirene (Sistema de Petición de Información Suplementaria) la policía británica enviaba este miércoles a sus homólogos españoles un mensaje en el cual se decía que la euroorden contra Ponsatí "ha sido revisada por un abogado especializado del Reino Unido en nombre de la Agencia Nacional contra la Delincuencia" y se ha determinado que "es desproporcionada de acuerdo con la legislación del Reino Unido".

Horas después, la misma policía británica pedía disculpas a España por el concepto "desproporcionada". Así, después del primer mensaje, Londres enviaba un segundo mensaje en lo referente a la euroorden en el cual pedían "más detalles sobre la naturaleza del delito, sobre el tiempo y lugar en que se cometió y una conexión directa entre el delito y el sujeto concreto".

Las autoridades británicas uniformaron desde su embajada en Madrid a la Moncloa que "en nuestro mensaje previo respondimos incorrectamente que la orden era desproporcionada. No es desproporcionada, simplemente carece de la información esencial necesaria. Nos disculpan por este error de comunicación".

Se da la circunstancia que enseguida que se conoció la primera información sobre la postura de la policía británica, el presidente catalán Quim Torra, a través de las redes sociales dijo: "El ridículo internacional de España y la justicia española es colosal: el Reino Unido rechaza tramitar la euroorden contra Ponsatí por "desproporcionada"". Después de la rectificación británica, Torra no ha hecho ninguna declaración.