La Assemblea Nacional Catalana (ANC) ha aparcado su campaña Consum Estratègic, como le ordenó el Juzgado Mercantil número 11 de Barcelona en diciembre, después de que la patronal Fomento del Trabajo haya ingresado los 50.000 euros requeridos por el tribunal para activar la adopción de medidas cautelares, publica La Vanguardia.

La ANC ha comunicado a sus asociados que temporalmente se ve obligada a cerrar el buscador web de empresas, que ha dejado de estar disponible este miércoles, y a abstenerse de toda acción pública relacionada con esa campaña.

Esta plataforma independentista justificó Consumo Estratégico como una campaña informativa de consumo responsable y su presidenta, Elisenda Paluzie, la defendió arguyendo que promueve la competencia.

Pero Fomento del Trabajo la denunció porque entiende que se trata de un boicot y de una iniciativa de competencia desleal contra empresas no partidarias de la independencia, una parecer que comparte el Juzgado Mercantil 11.