Las defensas del Tribunal Supremo niegan la rebelión atribuida a los líderes independentistas. Después de Andreu Van den Eynde y de Javier Melero, que han presentado sus informes finales, este martes por la tarde es el turno de Jordi Pina, que representa Jordi Sánchez, Josep Rull y Jordi Turull.

En la primera hora de intervención, Pina se ha dedicado a desmontar palabra por palabra la aplicación de lo que dice el Código Penal en el caso catalán. Para empezar, el abogado niega que hubiera ningún alzamiento en Cataluña, primera parte imprescindible de la rebelión o la sedición. Lo que hubo, dice, fueron protestas y manifestaciones, porque incluso el 1 de octubre ninguno de los participantes en la votación atacaron a nadie.

Sobre la violencia necesaria, Pina duda que los episodios aislados, minoritarios y de poca gravedad, segun describe, sean suficientes para romper la unidad de España.

La violencia, dice Jordi Pina, sólo estuvo allá donde actuó la policía española y no estuvo a la altura.

E incluso ha citado el rey Felip VI, que en su discurso del 3 de octubre no mencionava ni violencia ni rebelión.