La Audiencia de Lleida ha condenado a un año y medio de libertad vigilada con instrucción formativa y laboral al menor que fue juzgado por desórdenes públicos y atentado contra la autoridad por el intento de asalto a la subdelegación del gobierno central en la capital del Segrià.

El altercado tuvo lugar durante la protesta convocada por los Comités de Defensa de la República (CDR) el día de la detención del presidente Carles Puigdemont en Alemania, el marzo del año pasado.

El tribunal ratifica la sentencia del juzgado de Menores y desestima el recurso presentado por el acusado, que actualmente ya es mayor de edad. En este caso, hay que recordar que hay once personas, todas ellas mayores de 18 años, que están pendientes de juicio por estos hechos.

La protesta empezó a primera hora de la tarde del domingo 25 de marzo de 2018 y llegó a congregar unas 4.000 personas. La manifestación transcurrió pacíficamente hasta que decenas de personas rompieron el cordón policial con el objetivo de entrar en el edificio, lo que llevó a los Mossos a lanzar salvas y a efectuar varias cargas que se saldaron con siete heridos. Se lanzaron huevos, lo que llevó a los antidisturbios a cargar contra los manifestantes.

Después de la tensa situación, unas 400 personas se dirigieron a la estación del AVE. La policía no detuvo ninguna persona aquel día pero inició una investigación que acabó con la imputación de un total de 12 personas.