El Juzgado de Instrucción número 2 de Girona ha archivado la causa abierta a raíz de una denuncia del presidente de la Generalitat, Quim Torra, contra la Policía Nacional por las detenciones de dieciséis personas practicadas en Girona el pasado 16 de enero.

La magistrada instructora ha decidir archivar el caso al no apreciar indicios de delito en las diligencias practicadas. La denuncia de Torra atribuía detenciones ilegales a la Policía Nacional.

Los dieciséis detenidos quedaron en libertad pero acusados de desórdenes públicos por el corte de las vías de la estación del AVE en Girona durante el primer aniversario de el 1-OEntre ellos, Ignasi Sabater y Dani Cornellà, alcaldes de Verges y Celrà, respectivamente.

Por otro lado, según publica el Diari de Girona, no ha sido admitida a trámite la querella presentada por los dieciséis detenidos, que atribuía lesiones además de detenciones ilegales a la Policía Nacional.