El catedrático de Salud Pública del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas y de la UAB, Miquel Porta, ha asegurado que la situación en el Segrià (Lleida), donde hay múltiples brotes de coronavirus, "era perfectamente previsible". En declaraciones a Catalunya Ràdio, Porta ha señalado que "en un momento de actividad económica previsible (...) no se tomaron las medidas que todo el mundo sabía que se tenían que tomar", añadiendo que "pasaba por identificar con rapidez los contactos" y "que esto no recayera en la atención primaria".

Este catedrático de Salud Pública ha lamentado que no se hayan contratado más epidemiólogos de campo, puesto que tendrían que ser, según Porta, quienes tendrían que hacer el seguimiento de los contactos, hablar con las personas que tienen síntomas o impulsar el confinamiento de las personas contagiadas.

Por otro lado, Porta ha afirmado que el impacto de lo que está pasando puede tener una repercusión "enorme" para la economía y el turismo porque "en la BBC no hablan del Segrià sino de Cataluña".