El gobierno de la Generalitat se plantea en la reunión de este martes la posibilidad de hacer obligatorio el uso de la mascarilla en espacios públicos de toda Cataluña, independientemente de si los ciudadanos pueden mantener la distancia de seguridad, que hasta ahora había constituido una excepción en el uso de esta protección contra el contagio de la Covid-19.

La consejera de Salud, Alba Vergés, ha llevado a la reunión esta propuesta, según ella misma ha explicado en una entrevista concedida este martes por la mañana a RAC1: "Queremos introducir este mecanismo de protección como norma general en todas partes, se pueda mantener distancia o no se pueda mantener distancia".

La decisión, si el gobierno finalmente la adopta, tendrá que pasar el filtro del Plan territorial de protección civil de Cataluña (Procicat). Un eventual incumplimiento de esta norma por parte de los ciudadanos sería motivo de sanción.

La consejera de la Presidencia y portavoz del gobierno, Meritxell Budó, ha explicado en la rueda de prensa de este martes que el gobierno catalán todavía estaba estudiando la obligatoriedad del uso de la mascarilla sin excepción, pero ha defendido que gracias a esta medida "garantizaremos que se use como es debido".

El departamento de Salud, paralelamente, está estudiando si se han producido dos brotes en colonias de verano ubicadas en la región sanitaria de Lleida, uno de ellos en Tàrrega. El gerente de esta área sanitaria ha explicado en TV3 que hay al menos una monitora contagiada con Covid-19.

En cuanto a los brotes confirmados en el Segrià, la consejera Vergés ha reconocido que esperan "un crecimiento de casos importantes" en la comarca, confinada por el gobierno catalán en las últimas horas.