Sobre el uso de mascarillas, el director del Centro de Coordinación de Emergencias y Alertas Sanitarias, Fernando Simón, ha admitido que la escassedat inicial propició que fueran "prudentes" a la hora de proponer ciertas medidas, como por ejemplo la obligatoriedad en espacios públicos cercados o al aire libre que se instaura mañana, pero ha insistido que esto no modificó los riesgos: "La distancia de seguridad es la mejor protección".

En relación con la nueva orden que obliga a llevarla si no se puede mantener la distancia de dos metros, ha dicho que es importante "llevarla en el bolsillo" para poderla utilizar en las situaciones en qué sea necesario.

Por otro lado, en su comparecencia de hoy, Simón ha asegurado que la reducción del ritmo de transmisión en España va más "rápida" que en otros países como Italia, "que empezó con la epidemia al menos una semana antes". También ha admitido que en los últimos días el descenso de casos no es tan acusado como el que se ha experimentado en las últimas semanas pero lo ha atribuido, en parte, al aumento de pruebas PCR y la detección precoz. "En realidad, estamos viendo que a pesar de hacer más PCR estamos manteniendo un ritmo descendente. Esto quiere decir que la transmisión podría ser, incluso, menor", ha añadido.

En cuanto a las CCAA que han pedido pasar de fase en la desescalada, Simón ha dicho que prácticamente todas lo ha hecho y ha recordado que son "flexibles" pero que "cuanto más tarde llega la documentación más difícil resulta llegar a una clara comprensión de la situación de cada territorio.