El alcalde de Igualada, Marc Castells, ha desmentido al Departamento de Salud, que ayer viernes informó que no había habido ningún muerto por coronavirus en la Conca d'Òdena durante aquella jornada. En una rueda de prensa, Castells ha asegurado este sábado que "ayer hubo 11 defunciones" en la ciudad y que "cuatro fueron en el hospital de Igualada".

El alcalde igualadino ha expresado su preocupación por el hecho que los datos de la Generalitat diciendo que no había habido ningún muerto por covid-19 dieran "un mensaje equívoco" a la población que hiciera "que la gente se relaje y no tenga las medidas de prevención".

Ha explicado también que este sábado ha hablado con la consejera de Salud, la también igualadina Alba Vergés, pero no ha querido revelar los detalles de la conversación. No es el primer desencuentro que los dos políticos protagonizan. Cuando Castells pidió 70.000 testos para saber cuánta gente de la zona confinada tienen el coronavirus, la consejera respondió que era inviable, o cuando Salud cuestionó el hospital de campaña que mandado hacer Castells en el polideportivo de la capital de Anoia.