El director de la unidad de Covid-19 del Hospital Arnau de Vilanova de Lleida, José Luis Morales-Rull, ha asegurado que la semana que viene "será crítica" y se podrá ver si la tendencia de nuevos casos diarios en la región se estabiliza o no. "Dudo que vemos una bajada", ha descartado el médico, que sí que espera que sea un "punto de inflexión".

En una entrevista en Catalunya Ràdio, el doctor ha dicho que en el hospital se está "intentando buscar el equilibrio" para no tener que ampliar capacidad "si las cosas van bien". La capacidad que tenía el hospital no se ha saturado pero sí que "se ha visto comprometida", ha dicho. Ahora mismo, hay 58 personas ingresadas, 7 de ellas en estado grave, y 11 personas a la UCI.

Morales-Rull se ha mostrado sorprendido por el "aumento exponencial" de los casos que se registró entre jueves y viernes, puesto que no se esperaba hasta lunes o martes. "Nos ha hecho cambiar las expectativas", ha aceptado. La principal preocupación de los profesionales sanitarios de la región es un posible aumento de los casos de transmisión comunitaria.

La media de edad de las personas ingresadas continúa siendo cercana a los 60 años, a pesar de que ha habido un importante aumento de contagios entre jóvenes de 15-25 años.