El BOE publica hoy la resolución del Consejo de Ministros en que garantiza la baja laboral retroactiva desde el 13 de marzo de todos los trabajadores de servicios no esenciales, residentes en la Conca d'Òdena con puestos de trabajo fuera del territorio y que por lo tanto no han podido acceder al puesto de trabajo debido al confinamiento perimetral. Una demanda que el territorio vendía haciendo desde el inicio de la crisis.

No obstante, el territorio también demandaba lo mismo para los trabajadores residentes fuera de los municipios de la zona confinada y con puestos de trabajo en la Conca, que no han podido entrar a trabajar. Una petición que no ha sido resuelta y que los alcaldes de la zona reclamaban hoy después de ver el BOE.

Sindicatos como CCOO ha lamentado la carencia de una solución total y definitiva por este segundo sector de trabajadores, una demanda que como los diferentes sectores de la zona confinada continúan reclamando.

Llamamiento a no relajar el confinamiento

Por otro lado, desde que se levantó el confinamiento perimetral se ha detectado una relajación en el aislamiento de los vecinos. Así, el alcalde de Igualada, Marc Castells, que actúa de portavoz de los alcaldes de la Conca, ha recordado a los vecinos que el confinamiento implica no salir de casa, salvo que sea del todo imprescindible, según decreta el estado de alarma.

Lo que más alarma ahora son las residencias

El tema que más preocupa ahora a los alcaldes de la Conca es el estado de las residencias de los municipios afectados. En Igualada, esta semana se recibió la alerta de la situación en la Llar del Sant Crist, donde gran parte del personal sanitario tuvo que coger la baja. En este sentido, el ayuntamiento ha procedido a la desinfección del edificio y a la activación de una bolsa de trabajo para cubrir las bajas.

En peor situación se encuentra la residencia privada de Vilanova del Camí, Amavir. Según ha explicado hoy la alcaldesa del municipio, Noemí Trucharte, en la residencia han muerto ya 35 personas y 5 más se encuentran en estado grave. De los 98 trabajadores de la residencia, 21 han tenido que coger la baja, pot presentar síntomas. Ante esta situación se ha procedido a desinfectar la residencia.