El Servicio Catalán de Tránsito ha detectado en las últimas horas un aumento de desplazamientos en las carreteras catalanas ante la llegada de la Semana Santa. Este miércoles por la mañana, incluso, se han producido pequeñas congestiones a la salida de Barcelona, a la B-10 enel Nus de la Trinidad. Es por eso que el Gobierno ya ha anunciado que se endurecerán los controles policiales esta semana.

En el área Metropolitana el tránsito ha aumentado un 6% respecto a la semana pasada, pero el jefe del SCT, Juli Gendrau, ha explicado a RAC1 que el repunte de movilidad no sólo se ha producido alrededor de Barcelona. El tránsito también ha crecido en zonas más alejadas como por ejemplo a la AP-7, la C-16 o la C-65.

El Servicio Catalán de Tránsito considera que en la mayoría de casos se trata de desplazamientos hacia segundas residencias y advierte que estos movimientos pueden suponer un peligro tanto para las zonas de destino como para la gente que los conductores "se encuentran por el camino".

A raíz de este repunte, los Mossos d'Esquadra se están replanteando los horarios de los controles en las carreteras y también intensificarlos. Gendrau ha explicado que desde la activación del estado de alarma se están haciendo de media unos 200 controles diarios, pero asegura que hay personas que se saltan el confinamiento y optan para desplazarse en horas con menos controles.