Las relaciones entre el candidato de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Barcelona, Manuel Valls, y el presidente de la formación naranja, Albert Rivera, pasan por su peor momento. De hecho dentro del partido ya hay quién dice que estas relaciones se han roto definitivamente.

El presidente de Cs, Albert Ribera, ha dicho que "Colau es una candidata populista e independentista", y que los regidores de Cs en el Ayuntamiento de Barcelona "no le apoyarán".

Rivera ha hecho estas declaraciones este miércoles en Telecinco, dejando claro que sus regidores no apoyarán a Ada Colau para que repita como alcaldesa de Barcelona.

De nuevo las declaraciones de Rivera se enfrentan con los planteamientos del candidato de Cs al ayuntamiento de la capital catalana, Manuel Valls, quien ha dejado claro que sus regidores harán alcaldesa a Colau si con esto impiden la investidura del republicano Ernest Maragall.

En este contexto, el próximo sábado se puede dar la circunstancia que los tres regidores afines en Valls apoyen la investidura de Colau mientras que los tres regidores impuestos por la dirección de Cs voten en contra de la actual alcaldesa.

El enfrentamiento entre Manuel Valls y la dirección de Ciudadsnos, bajo la batuta de Albert Rivera, es un hecho que ya nadie esconde. Uno de los últimos episodios públicos ha sido el intercambio de mensajes de Valls con el diputado del partido naranja y ex-número dos de Coca-cola, Marcos de Quinto, con el trasfondo de las negociaciones que está haciendo Cs con el PP y Vox en toda España.

El candidato de Cs al Ayuntamiento de Barcelona tuiteó este fin de semana a través de Twitter que estaba muy preocupado por "pactos anunciados entre el PP y Vox en muchas ciudades... reuniones de líderes de sufridos constitucionalistas con Vox... ¿Normalidad democrática? ¿Normalización de un partido de extrema derecha? No es lo mismo y no puedo esconder otra vez mi gran preocupación".

Valls añadió que "el futuro de España, de nuestras comunidades o de nuestras ciudades no puede depender de los separatistas o de la extrema derecha. Madrid, Navarra, Barcelona... cada cual tiene que asumir sus responsabilidades y ser coherente".

Ante este mensaje De Quinto ha respondido a Valls que: "Muy bien... ¿se lo dices al PSOE para que se abstenga -tanto en la Comunitat Autónoma de Madrid como el Ayuntamiento- para permitir que haya un gobierno Cs-PP sin necesidad otros apoyos?".