El aspirante a la alcaldía de Barcelona promovido por Ciudadanos, el exprimer ministro francés Manuel Valls, ha cambiado de parecer y asistirá este fin de semana a la manifestación organizada en Madrid por el PP y Ciudadanos contra el presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, a la que se ha adherido Vox.

Valls expresó su rechazo por Vox, el partido de ultraderecha que, al igual que Ciudadanos, posibilitó la investidura del popular Juanma Moreno como presidente de la Junta de Andalucía. Aunque los tachó de ultras y nacionalpopulistas -como a sus adversarios políticos de Francia, el Front National-, y pidió un pacto de Estado para aislarlos, también dijo que no renunciaría al apoyo de Cs a su candidatura.

Este viernes, Valls ha anunciado en Twitter que se manifestará contra Sánchez "para defender la Constitución y la unidad de España. Sin ningún dilema y sin ningún complejo porque estamos en un momento histórico​". Asimismo, ha indicado que todos los constitucionalistas y progresistas tendrían que apoyar en la manifestación, que ha asociado con la "transversalidad".

De hecho, ha tildado de "falsa" la etiqueta de movilización "de la derecha y de la ultraderecha". "Se trata de una protesta transversal y con el mismo espíritu de la manifestación constitucionalista que vivimos el 8 de octubre de 2017 en Barcelona", asegura.

Aparte de Valls, los partidarios de la unidad de España han organizado varias movilizaciones. En Cataluña, Sociedad Civil Catalana (SCC), impulsora de la movilización evocada por Valls, prevé organizar próximamente una manifestación propia. Una veintena de entidades han organizado para este fin de semana dos manifestaciones al margen de SCC.