Manuel Valls, el aspirante a la alcaldía de Barcelona impulsado por Cs, ha dado el paso esperado y ha ofrecido por "responsabilidad" los seis regidores obtenidos por su candidatura a Ada Colau "sin condiciones", con el objetivo de evitar que el gobierno municipal lo encabece un independentista.

Durante las últimas horas se han evidenciado discrepancias en el seno de los comunes sobre la posibilidad de sumar fuerzas con el PSC y Valls. La manifestación más destacada ha sido la de la regidora Gala Pin: "¿Estamos locos o qué?".

Valls ha manifestado que "la prioridad es evitar que Barcelona tenga un alcalde independentista", y ha añadido que en política a veces se tiene que elegir "la opción menos mala". La dirigente y portavoz de Cs en el Congreso, Inés Arrimadas, con quien se ha reunido Valls en las últimas horas, en cambio ha dicho que el partido naranja sólo se plantea apoyar al socialista Jaume Collboni.

Por su parte, Colau, que prefiere un pacto de izquierdas, al que no invitaría a Valls, se reúne este miércoles con Ernest Maragall, el ganador de las elecciones, para explorar posibles acuerdos.