Carles Puigdemont y Oriol Junqueras, cuando eran presidente y vicepresidente catalanes respectivamente, a finales de octubre de 2017, pidieron ayudar al lehendakari Iñigo Urkullu, según afirma el propio dirigente vasco en los documentos que elaboró a partir de su papel de mediador en la fase más caliente del procés, revela El Periódico.

Urkullu, en concreto, explica su posición contraria al reconocimiento de una República catalana -que impulsaba EH Bildu en el Parlamento vasco- como una posición coherente, aduciendo que "a mí el propio Puigdemont me solicitó ayuda porque él no quería proceder a la DUI​". Además, el lehendakari atribuye el mismo parecer a otros dos destacados dirigentes del independentismo: "Lo mismo la coordinadora general del PDECat [que entonces era Marta Pascal] y, de manera indirecta, también el presidente de ERC [Oriol Junqueras]".

Estas afirmaciones se encuentran en el primer bloque de documentación, que supera las 600 páginas, compilado por Urkullu, que según El Periódico contiene algunas discrepancias con el relato de los hechos de Puigdemont en su libro Me explico, publicado recientemente. Ambas versiones reflejan la desconfianza mutua de los dos mandatarios, indica la misma información.

En cuanto a los hechos de finales del mes de octubre de 2017, Urkullu considera que "el procés y la deriva de Puigdemont, Junqueras y Artur Mas está situando de manera irresponsable fuera del radar la auténtica cuestión: hay una mayoría de dos tercios amplia que tiene como horizonte un autogobierno más profundo". El día 25, en concreto, el lehendakari anotó que "Puigdemont plantea condiciones ilógicas a plantear al presidente Rajoy de cara a las sesiones plenarias del Parlament de Catalunya a celebrar los días 26, 27 y 28", y también que el presidenta catalán "insiste en que no quiere proceder a la DUI".