La diputada socialista en el Parlament de Catalunya Marta Moreta ha publicado un artículo en el diari ARA en el que explica que visitó discretamente en la prisión de Lledoners al líder de ERC, Oriol Junqueras, y que ya le había advertido, la madrugada del 7 de septiembre de 2017, que "si se aprobaban las leyes de desconexión podía acabar en la prisión". Moreta, pedagoga nacida en Vic en 1969, recuerda que Junqueras le respondió que "lo tenían todo controlado y pensado". "Nunca entendí aquellas palabras porque todos sabemos cómo ha acabado todo aquello. Muchos le habíamos advertido de que aquel no era el camino", escribe Moreta en el artículo, publicado este viernes 15 de agosto.

El artículo se titula "Aguantar la mirada a Junqueras" y la diputada del PSC dice que lo ha escrito porque "he necesitado explicar que aquello que decía Oriol en la entrevista de TV3 no era toda la verdad".

Escribe que "La undécima legislatura fue intensa y tuvimos muchas ocasiones de establecer conversaciones largas y profundas, sobre todo durante el pleno de los días 6 y 7 de septiembre del 2017, en los cuales se aprobaron la ley del referéndum y la ley de transitoriedad jurídica, que fragmentaron el Parlament y el país. Con Oriol habíamos hablado muchísimas veces. Habíamos almorzado y merendado juntos, hacíamos broma y hablábamos muy a menudo de política municipal. Aquellos dos días de actividad trepidante las reuniones internas y las constantes paradas del pleno nos llevaron a transitar por el Parlament durante horas hasta muy entrada la madrugada del día 7. El día 6 lo recuerdo especialmente largo, agotador, tenso, lleno de rumores sobre si se convocarían elecciones, sobre que pasaría si se aprobaban las conocidas leyes de desconexión, sobre los dictámenes del Consejo de Garantías Estatutarias, los recursos de amparo, las consideraciones que emitían los letrados del Parlament... Nunca he aplaudido la prisión de Oriol Junqueras ni de sus compañeros, pero no comparto la actuación que tuvieron ERC y JxCat. Con Oriol habíamos hablado muchas veces de las consecuencias que podía comportar la aprobación de las leyes de desconexión. Hacia las doce y media de la madrugada ya del día 7 de septiembre, sentada en unos escalones que dan acceso al hemiciclo, hablaba con cuatro compañeros más del PSC que estaban sentados en unos sofás cercanos, cuando Junqueras vino a hablar un rato. Se sentó a mi lado y se puso a reír porque yo me había descalzado. Él iba descamisado, sudado, su aspecto no era muy diferente del mío". Fue entonces que se produjo el diálogo sobre el riesgo que corría de ir a la prisión si acababan aprobando las leyes de desconexión.

Y continúa recordando que "Cuando encarcelaron a Oriol en Estremera, decidí escribirle. No me podía imaginar la dureza de lo que estaban viviendo él y su familia. El correo en la prisión de Estremera no era nada ágil, pero unas semanas después de enviar la primera carta recibí respuesta suya. La correspondencia continuó. Cuando lo trasladaron a Lledoners la comunicación fue más fluida; era más fácil entregar una carta en mano a los diputados y diputadas de ERC que iban a visitarlo. En una carta Oriol me pedía de irlo a ver y decidí hacerlo, eso sí, manteniendo toda la discreción posible. No tenía por qué ser foco de ninguna información mediática. Me acompañaron en aquel encuentro dos diputadas de ERC. Estuvimos cerca de tres horas hablando y tampoco desvelaré el contenido de aquella conversación. Cuando salí de Lledoners las sensaciones eran extrañas, difíciles de explicar. Sólo puedo decir que Oriol estuvo contento que lo fuera a ver".

Es a partir de estas reflexiones que Marta Moreta remata el artículo replicando Junqueras cuando reta los socialistas a aguantarle la mirada: "Le quiero decir a Oriol que sí, que le aguantaré perfectamente la mirada e incluso lo abrazaré cuando tenga oportunidad. Pero no nos equivocamos, no compartí ni comparto una actuación de ERC y JxCat que a mi parecer nos ha traído a una situación de menos diálogo y más confrontación. Ojalá después de aquel 6 y 7 de septiembre del 2017 se hubieran convocado elecciones, porque ahora no seríamos donde somos; se ha demostrado que vivimos un autoengaño colectivo. Abrazaré Oriol Junqueras cuando tengamos la oportunidad de discrepar y continuar discutiendo sobre el mejor para nuestro país."