La promesa del presidente de la Generalitat, Quim Torra, a su homólogo del Consejo de Cámaras, Joan Canadell, otorgar a esa entidad 2,5 millones de euros de financiación pública, ha indignado a Fomento del Trabajo y Pimec.

Estas dos patronales dirigieron un informe jurídico a la consejera de empresa, Àngels Chacón, en el que señalaban que la nueva regulación vía decreto ley de la participación institucional y la financiación de las cámaras incurre en presuntas irregularidades.

Representantes de las patronales catalanas consideran que esta regulación es "una barbaridad", según recoge El Periódico, que también publica que consideran que la norma promover por Torra constituye un intento de otorgar a las cámaras, encabezadas por un independentista de la línea dura como el dirigente del ANC Joan Canadell, una representatividad que no los corresponde.

El borrador del decreto ley aduce que es urgente la nueva regulación por las circunstancias económicas derivadas la crisis de la Covid-19, y argumenta que es particularmente necesario contar como colaboradoras gubernamentales con las cámaras "para acercar a empresas y autónomos" las iniciativas económicas de la Generalitat en este contexto.