Destacadas figura políticas del independentismo catalán han difundido en las redes la campaña con la que este movimiento plantea reaccionar a la sentencia del Tribunal Supremo contra los dirigentes del proceso, que se espera que se conozca este otoño.

La campaña, denominada "Tsunami democrático", propone como "primera oleada" (fase inicial) un "mar de fondo" con el objetivo de recuperar "la iniciativa" y "volver a generar esperanza". Sin mucha concreción, pero en la línea discursiva procesista, plantea luchar "pacíficamente, con serenidad y convencimiento", a partir de "la lucha noviolenta" y "la desobediencia civil", por los "derechos fundamentales". De entrada, eso sí, adjudica la culpa de la “desorientación” y la “frustración” a la “represión”, evitando reproches a la actuación de los dirigentes del proceso.

Indicando que "parece que algunas palabras hayan perdido significado", este "tsunami" se presenta con el lema "derechos, libertad, autodeterminación", afirma que "hay estrategia", y adelanta que "empieza una nueva oleada y tú eres el protagonista". En un vídeo promocional, exhorta a cambiar "el estado de las cosas" mostrando agua hirviendo en un cazo, una aparente referencia la expresión catalana "fer bullir l'olla".

La cuenta de Twitter de la campaña afirma que se trata de una "respuesta ciudadana" y la web no identifica a ningún responsable, más allá de ofrecer una dirección de correo electrónica de contacto.

El "Tsunami democrático", en cuanto se ha publicado en la red este lunes, ha sido promovido en Twitter por el presidente de la Generalitat, Quim Torra, el vicepresidente Pere Aragonès, el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont, el exvicepresidente Oriol Junqueras, el presidente del Parlamento de Cataluña, Roger Torrent, el vicepresidente primero de la cámara, Josep Costa, la dirigente de ERC Marta Rovira, los exdiputados de la CUP Mireia Boya, Mireia Vehí y David Fernàndez, y el exdiputado de JxSí y cantautor Lluís Llach.