A pesar de la resistencia de Junts per Catalunya, Quim Torra ya no es diputado al Parlamento de Cataluña. Eso sí, sigue como presidente de la Generalitat. La Junta Electoral ha designado a Maria Senserrich para que ocupe el escaño de Torra.
Todo ha empezado cuando el secretario general del Parlament, Xavier Muro, ha comunicado a la Junta Electoral que Senserrich era la siguiente a la lista de JxCat, siguiendo las directrices del Tribunal Supremo y de la Junta Electoral Central (JEC).

Torra fue condenado a la inhabilitación de seis meses por haber desobedecido a la Junta Electoral porque no retiró una pancarta del balcón del Palau de la Generalitat. El mismo Torra reconoció durante el juicio al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) que había desobedecido.

No obstante, Torra presentó un recurso ante el Tribunal Supremo, que aún no ha resuelto. Pero sí que ha ordenado en el Parlament el cese de Torra como diputado al considerar válida la orden de la JEC, que se ha acogido a un precepto de la Ley Electoral, a pesar de que es un órgano administrativo.

Hoy lunes 27 de enero, la mayoría de la Mesa ha acatado la acción del secretario general. Sólo los representantes de JxCat, Josep Costa y Josep Campdepedrós, han pedido que se reconociera la condición de diputado de Torra y que se le facilitara la votación. Mientras la Mesa del Parlament estaba reunida, la Junta Electoral ha comunicado que Senserrich era diputada a efectos de hoy mismo.

De este modo, Torra ya no puede votar a partir de hoy. Los servicios de la cámara catalana ya consideran a Senserrich diputada, por lo cual Torra sigue como presidente de la Generalitat, pero no tiene voto en el Parlament, siguiendo los consejos de los letrados del Parlamento de Caraluña, que consideran que sólo hay que ser diputado para ser elegido presidente, tal como establece el Estatuto, pero que después no hace falta seguir siendo diputado.