El presidente de la Generalitat, Quim Torra, se propone liderar un amplio acuerdo catalán "para la construcción" de Cataluña después de la Covid-19. Por eso, además de las formaciones políticas considera que hace falta que participe la sociedad civil, desde las universidades a empresarios y sindicatos, sin olvidar el tercer sector, por ejemplo.

En la primera sesión de control al gobierno de la Generalitat en el Parlament desde la aplicación del estado de alarma, Torra ha mantenido un tono constructivo a las preguntas de la oposición. El presidente, incluso ha reconocido que su ejecutivo "no lo ha hecho todo bien", en cierta autocrítica ante la cuestión planteada por Jéssica Albiach (Comú-Podem), quien también ha reconocido que todos los gobiernos se han equivocado. A pesar de esto, Albiach ha dejado caer las salidas de tono de los consejeros Meritxell Budó o Miquel Buch, lo cual también ha sido recriminado, por ejemplo, por Lorena Roldán (Cs) y Alejandro Fernández (PP).

Ante el plan de choque pedido por la dirigente de Comú-Podem, el presidente le ha pedido que el gobierno español escuche las propuestas surgidas desde Cataluña y le ha pedido ayuda para dejar que Cataluña pueda decidir su propio desconfinament de forma progresiva.

Pero ha sido en la intervención de Miquel Iceta (PSC), quien ha rogado sumar esfuerzos y ha pedido un pacto por la reconstrucción, cuando Torra ha revelado que la próxima semana piensa hacer una amplia convocatoria porque toda la ciudadanía participe en la "construcción del futuro".

Torra ha explicado que cree que ahora se está en el estadio del rescate, para el cual ha pedido transferencias directas de dinero del gobierno central para hacer frente a los gastos extraordinarios que ha provocado la Covid-19. A la vez, habrá que hacer la reactivación que según cree durará hasta la aplicación de la vacuna contra este virus. Finalmente, el tercer estadio sería el horizonte: "Habrá que trabajarlos los tres juntos", ha explicado Torra.
Así mismo, ha destacado que los nuevos presupuestos de la Generalitat aportan 3.000 millones de euros adicionales que "tendremos que destinarlos a políticas sociales".

El tono de Roldán en el Parlament ante Torra ha sido moderado, a diferencia de las habituales intervenciones de la dirigente de Ciudadanos. Roldán ha propuesto un foro de reconstrucción en el Parlament. Torra, por su parte, ha cogido el guante pero le ha dicho que este llamamiento tiene que ir más allá de los partidos políticos: "El gobierno solo no puede hacerlo. Los partidos sólos no podemos hacerlo. Tenemos que escuchar a todo el mundo", ha asegurado Torra.

Finalmente, Carles Riera (CUP) ha pedido a Torra hacer un país socialista, ecologista y feminista. "O el capital o la vida", ha asegurado acusando a Florentino Pérez de haberse lucrado con la crisis al mantener la gestión de sus residencias de ancianos. "Ustedes sólo ponen parches en el neoliberalismo", le ha espetado Riera a Torra.

Alejandro Fernández (PP), por su parte, ha sido muy crítico e incluso ha calificado de "obsesión que raya el punto de vista psiquiátrico" que el gobierno catalán haya cambiado el '"España nos roba" de hace unos años por "España nos mata", lo cual ha hecho que Torra haya elevado su tono para asegurar que el gobierno catalán "se ha dedicado a salvar vidas de todos los ciudadanos".