El presidente catalán, Quim Torra, no consigue que el presidente en funciones del gobierno central, Pedro Sánchez, responda a sus peticiones para hablar sobre la crisis catalana. Pero Torra insiste en que los dos mandatarios se pongan en contacto y ha enviado una nueva carta a Sánchez este mismo lunes en la que le reprocha que "este fin de semana le he llamado dos veces y no se ha querido poner", y añade que "me parece que no es un buen signo de voluntad de diálogo".

En la carta, Torra se vuelve a dirigir a Sánchez con la voluntad de encontrarse este mismo lunes después de que el jefe de gabinete de Torra, Jordi Moreso, haya intentado hablar con el jefe de gabinete de Sánchez, Iván Redondo, sin que este tampoco haya cogido el teléfono, según explica La Vanguardia.

Torra le ha dicho a Sánchez que "aprovechando que hemos sabido a través de los medios de comunicación de su visita a Cataluña, me pongo a disposición para tener una reunión hoy mismo" y que "habiendo enviado esta carta, volveremos a ponernos en contacto con usted telefónicamente para volver a ofrecer un diálogo sin condiciones".

El presidente catalán, sin embargo, ha aprovechado para responder también los reproches que le ha enviado Sánchez en una misiva anterior, diciéndole que el deber de cualquier gobernante de un Estado democrático es el de "respetar y hacer respetar los derechos humanos, civiles y políticos de los ciudadanos" y que "en Cataluña se han vulnerado estos derechos de manera sistemática por razones ideológicas".