A lo largo del día de hoy se retomarán las conversaciones para terminar la formación de un nuevo gobierno español. Todo apunta que esta semana tendría que ser clave para desencallar la investidura de Pedro Sánchez. Y es que esta es la última semana del mes de junio y el PSOE siempre ha mantenido que su objetivo era que el pleno para escoger presidente no se alargara más allá de julio.

El PSOE continúa tirando la caña a Ciutadans para que faciliten la investidura de Pedro Sánchez. Una estrategia que de momento no da frutos. La ahora número dos del partido en el Congreso, Inés Arrimadas, negaba rotundamente que esto sea posible.

Precisamente, el hasta hace poco socio de Ciutadans en Barcelona, Manuel Valls, se ha añadido en los últimos días al baile de nombres de candidatos a ocupar un ministerio. Algunos medios, del estado español pero también de Francia, apuntan que Sánchez estaría pensando ofrecerle la cartera de Exteriores. Una opción que no gusta lo más mínimo a los partidos independentistas.

Por otro lado, uno de los principales escollos continúa siendo el rol que ocuparía Podemos, y más concretamente Pablo Iglesias, en este nuevo gobierno. Los socialistas insisten que su propuesta es hacer un gobierno de "cooperación" y no de "coalición". Esto pasa porque sus socios no tengan presencia al Consejo de Ministros.