El presidente del Parlamento, Roger Torrent, está dispuesto a actuar como lo hizo Carme Forcadell, condenada a 11 años y medio de prisión. En una comparecencia después de la tramitación de la propuesta de resolución de los grupos independentistas que defiende la autodeterminación y la reprobación del rey, Torrent ha dejado claro que, si hay consecuencias judiciales, las asumirá. Lo hará, ha dicho, "para defender la libertad de expresión".

Cómo ya dijo cuando recibió la advertencia del Tribunal Constitucional hace dos semanas, Torrent ha subrayado que no permitirá que "la censura" entre en el Parlamento porque no se puede "limitar" de que se puede hablar y de que no en la cámara catalana. "Hay una mayoría que comparte la necesidad de plantarse ante los intentos de amordazar este Parlamento", ha afirmado.

La propuesta de resolución la han presentado Junts per Catalunya, ERC y la CUP, pero los comunes avalan también el hecho que se haya tramitado el texto.

También ha instado al presidente español en funciones, Pedro Sánchez, a "reflexionar" sobre este intento de "limitar" el debate cuando hay otras cámaras en todo el Estado que aprueban, por ejemplo, que en Cataluña se aplique el 155. Una vez más, ha exigido al PSOE que apueste por una resolución política al conflicto.

La propuesta de resolución no ha sido tramitada por la vía de urgencia extraordinaria y, por ello, no se votará, en principio, en el pleno que arrancará este miércoles. Así, la votación se prevé para el próximo pleno, que se celebrará pasadas las elecciones del 10-N.