El ex-presidente del Barça, Sandro Rosell, ha manifestado su malestar por los recortes que sufrió el documental emitido por TV3 el pasado 17 de mayo que trata de los 645 días que pasó en prisión preventiva acusado de blanqueo de capital y organización criminal. El documental 'El caso Rosell' fue emitido después de que el director de TV3, Vicent Sanchís, atrasara su emisión durante meses y reclamara que su autor, el periodista de deportes de esta cadena Víctor Lavagnini, modificara parte de su contenido. Lavagnini acabó retirando su firma del documental después de que se eliminara cualquier alusión a la productora audiovisual Mediapro y las palabras de Rosell con que se cerraba el reportaje.

En relación a esta cuestión, Sandro Rosell, ha dicho en la presentación de su libro 'Un fuerte abrazo, que "leí el comunicado del comité de empresa defendiendo el trabajo de Lavagnini y me sorprende mucho que en el siglo XXI se corten, censuren, o no sé qué término utilizar, partes de un documental. Me parece muy mal. Me consta que era información, no opinión. En una televisión privada lo entendería. En el caso de la televisión pública catalana me parece muy mal. No me deja tranquilo".

Son actuaciones como las de TV3 con este documental las que hacen que afirmara en una entrevista con Jordi Évole, en La Sexta, que votaría a favor de la independencia de Catalunya pero que si fuese independiente se marcharía del país. "Lo pienso y lo continúo pensando. Soy catalanista con el corazón y querría que Catalunya fuera un país independiente; pero con la cabeza, no. Y es así por cosas como lo que ha pasado en TV3".

En el transcurso de la rueda de prensa, Rosell afirmó que no piensa presentarse a las próximas elecciones a presidente del Fútbol Club Barcelona y que, según qué candidatos se presenten, decidirá si da apoyo a alguno de ellos. Añadió que "me importa que no caiga en manos de grupos mediáticos, empresariales o de presión", en una afirmación que muchos entendieron que se refería a Mediapro.

Dijo, además, que no sabía qué seria de su futuro profesional y pidió a los periodistas que le ayuden en el seguimiento del paso por los juzgados de la querella que ha presentado contra la jueza, Carmen Lamela, que es quien lo mantuvo casi dos años en prisión preventiva por unos delitos supuestos de los que, finalmente, fue absuelto.